YouTube borró videos de peleas entre robots ¡por crueldad hacia los animales!

YouTube borró videos de peleas entre robots ¡por crueldad hacia los animales!

La popular plataforma de video en línea prohibió por error varios videos de combates entre robots argumentando que eran un ejemplo de maltrato hacia los animales.

Hace poco los responsables de Maker’s Muse, un canal de YouTube que promueve la innovación y la ingeniería, confirmó algo que muchos sospechaban: YouTube ha estado censurando videos de combates robotizados y enviando a sus creadores mensajes informándoles que en esa plataforma de streaming está prohibido el contenido donde se obliga a los animales a pelear.

Es decir, que YouTube no sabe distinguir las peleas de perros o de gallos, que por supuesto no deberían difundirse de ninguna manera, de enfrentamientos entre máquinas que son controladas de forma remota y que son una excelente herramienta para interesar a las jóvenes generaciones en la ingeniería, haciendo que un tema en apariencia aburrido se vuelva emocionante.

Esto es una muestra más de las limitaciones de los algoritmos que YouTube y otras redes sociales usan como un primer filtro para evitar que los usuarios publiquen material que no está permitido. La enorme cantidad de videos que son subidos cada día a la plataforma no pueden ser revisados individualmente por un ser humano, por lo que se depende de soluciones automatizadas que muchas veces no son tan precisas como nos dicen los expertos de Silicon Valley.

No es la primera vez que hay quejas sobre el criterio que usa YouTube para prohibir videos. Otro problema es el de los videos que se dan de baja por supuestas infracciones de derechos de autor, la causa de que muchos canales hayan tenido que cerrar, aunque está en duda que los dueños del copyright realmente sean quienes pusieron la queja.

El caso reciente de un sujeto en Nebraska, que utilizaba el proceso de quejas por infracción de copyright para obtener información personal de los propietarios de los canales y extorsionarlos, es un ejemplo más de cómo se puede abusar de la plataforma.

Los videos de robots obligados a pelear contra su voluntad ya han sido restituidos a sus respectivos canales, sin mayores explicaciones, y se puede argumentar que aquí el problema fue que YouTube fue demasiado vehemente al vigilar que no se promoviera la violencia,

De cualquier manera esto nos lleva a preguntarnos qué tanto podemos confiar en un medio de comunicación que comete este tipo de errores. Tal vez debamos preocuparnos por los reportes recientes que dicen que los adolescentes confían más en los YouTubers que en los periodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *