The Black Keys están más vivos que nunca y lo demuestran con “Let’s Rock”

The Black Keys están más vivos que nunca y lo demuestran con “Let’s Rock”

En 2014 los Black Keys se tomaron un descanso que nadie sabía si sería definitivo, pero ahora los fans pueden estar tranquilos porque después de cuatro años alejados del estudio y los escenarios Dan Auerbach y Patrick Carney regresan con doce piezas del potente blues-rock que los convirtió en tal vez la banda de rock más importante de su generación, aunque Jack White no esté de acuerdo.

Cuando los Black Keys anunciaron su separación en 2014, después de tres discos consecutivos como los representantes más exitosos y dignos del rock en una era donde el género estaba de capa caída, no faltó quien pensara que el éxito repentino se les había ido a la cabeza a Dan Auerbach y Patrick Carney.

Claro que eso de “éxito repentino” era muy relativo, pues los Black Keys estuvieron diez años picando piedra antes de ganar tres premios Grammy y miles de seguidores con su disco Brothers.

Si consideramos que su carrera empezó en 2001 es más fácil entender por qué necesitaban un descanso después de más de doce años de giras y grabaciones.

A diferencia de sus tres discos anteriores, ahora Danger Mouse no participa como productor. Los Black Keys se encargaron de grabar el disco por sí mismos en el estudio Easy Eye, propiedad de Auerbach y ubicado en Nashville, y es muy grato anunciar que en este álbum su aproximación al garage rock es tan vital como en sus mejores momentos.

Hay un toque más nostálgico en varias de las canciones. La etapa difícil que atravesaron los dos integrantes se nota en algunas de las letras y en ese sentido se justifican las comparaciones que algunos medios han hecho con discos de rock clásico de los 60 que se grabaron con una intención un tanto terapéutica, o al menos como un desahogo de problemas personales que al pasar por el estudio de grabación se transformaban en arte.

Si lo anterior te hace pensar que “Let’s Rock” es un disco conceptual o que los Black Keys están perdiendo su esencia con tal de experimentar, queremos aclarar que ese no es el caso.

El disco de hecho está formado por canciones cortas de melodías pegajosas, sin perder la fuerza que el dúo siempre le ha dado a su música.

Siendo exigentes podríamos pedirle un poco más a canciones como “Walk Across the Water” o “Breaking Down”, pero eso no es suficiente para descartar el regreso de una banda tan importante como los Black Keys, un referente indiscutible del rock en esta era.

Mejores canciones:

“Shine a Little Light”, si el título sugiere que Auerbach y Carney no han perdida la fe en el rock está pieza lo confirma, pues toma la guitarra distorsionada y el ritmo básico de 4/4 para construir un enorme himno que seguramente será una de las puntos culminantes de sus conciertos en los años por venir.

“Tell Me Lies”, el góspel también está presente en el disco y esta es una de las canciones donde esta influencia es más evidente, gracias a los coros que incorporan las voces femeninas. No podía ser de otra forma en un álbum concebido y grabado en Nashville.

“Lo/Fi”, otra canción donde las voces de Leisa Hans y Ashley Wilcoxson le aportan mucho a los elementos básicos de los Black Keys y que además está construida sobre un riff lleno de actitud.

Video oficial de “Go”:

Facebook: https://www.facebook.com/TheBlackKeys/

Spotify: https://open.spotify.com/album/0aA9rYw8PEv9G7tVIJ9dKg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *