Spider-Man: lejos de casa y lejos también de ser lo mejor del Universo Marvel

Spider-Man: lejos de casa y lejos también de ser lo mejor del Universo Marvel

Por: Marco González Ambriz

Spider-Man: lejos de casa es una manera agradable de pasar dos horas y a la vez es una película de superhéroes que se niega a salir de la rutina.

La historia ignora las consecuencias de Endgame para concentrarse en una comedia de enredos que no siempre encaja con los efectos especiales. El personaje de Mysterio es con mucho lo mejor de la cinta.

Spider-Man: lejos de casa es la primera película del Universo Cinematográfico Marvel después de los dramáticos acontecimientos de Endgame y como tal uno esperaría que explorara las consecuencias de la lucha contra Thanos. Esto se menciona en los primeros minutos por medio de un video grabado por los alumnos de la prepa donde Peter Parker estudia, con el mismo tono irreverente de la anterior Homecoming.

De acuerdo a este video la reaparición súbita del 50% de la población provocó algunas situaciones incómodas con los roomies y así, pero nada demasiado severo.

En otras palabras, la peor catástrofe en la historia del universo tuvo más o menos el mismo efecto que cuando el recepcionista del hotel se equivoca y te da las llaves de un cuarto que ya está ocupado. Al final de este prólogo, si escuchan con atención, se puede oír la voz de Paty Chapoy diciendo: "qué cosas, ¿no?".

El mayor problema, de acuerdo a la película, es que las personas que no fueron eliminadas por Thanos siguieron envejeciendo normalmente, por lo que hermanos que eran mayores al desaparecer ahora son menores debido a los cinco años que pasaron en el limbo mientras el tiempo siguió su marcha.

Ese detalle debería ser lo más interesante de una película de Spider-Man, post-Endgame, que continuara la historia de Homecoming.

Imaginen, por ejemplo, que la nueva versión de Flash Thompson por fin creció y ahora sí es creíble como bully porque ya no le llega al ombligo a Peter. O que Mary Jane no se esfumó cuando Thanos chasqueó los dedos y al momento que Peter regresa está en otra ciudad terminando la universidad. Esto último tendría la ventaja adicional de decirle adiós a Zendaya, que además de antipática es mala actriz.

Pero no, por una de esas casualidades que tiene el Universo Marvel todos los personajes que ya conocíamos en Homecoming se desvanecieron y regresaron al mismo tiempo para continuar con la misma dinámica de la primera película.

La excepción, por supuesto, es Iron Man, quien es mencionado con tanta insistencia que el nombre de Robert Downey Jr. debería aparecer en el póster. Si algo me quedó claro viendo esta película es que Tony Stark es el Tupac Shakur de los Vengadores: es más productivo muerto que vivo.

En Far From Home el conflicto principal para Peter Parker es la presión de ser elegido como el sucesor de Tony Stark siendo apenas un adolescente. Esto es muy comprensible porque a uno tampoco entiende por qué Nick Fury y los otros adultos piensan que Peter es la mejor opción para tomar el lugar de Iron Man cuando hay otros héroes más experimentados y responsables, además de que los poderes del Hombre Araña son bastante modestos en comparación a los de Captain Marvel o Doctor Strange.

Por otro lado, el legado de Tony Stark también sirve de pretexto para que veamos a Jake Gyllenhaal en el papel de Mysterio, de lejos lo más destacado de la película. No sólo porque Tom Holland tiene más química con Gyllenhaal que con Zendaya, sino porque la mejor secuencia de Far From Home llega después de una hora, cuando Mysterio revela todos sus poderes.

Es cierto que el giro que da la trama en ese momento es fácil de adivinar si vieron las películas anteriores de Iron Man o conocen los cómics del Arácnido, pero no es exagerado decir que esta es la versión más efectiva de Mysterio hasta ahora. De hecho, es tan convincente que uno puede pasar por alto que su plan no tiene mucho sentido: es como atravesar los Nueve Mundos de la cosmología asgardiana para apoderarse del martillo de Thor y luego usarlo para partir nueces.

Todo concluye con una secuencia de acción en Londres que pudo haberse filmado para cualquiera de las 30 películas anteriores de Marvel y que confirma que los guionistas tienen órdenes estrictas de no alejarse de la fórmula que tan buen resultado ha dado, aun cuando esto significa olvidar lo que hace único a cada uno de sus héroes.

Spider-Man: lejos de casa seguramente será del agrado de los que se sienten satisfechos con el Universo Marvel. Fue diseñada así. Pero también deja dudas en los que pensamos que estas películas podrían ser mejores si tomaran más riesgos, tal como lo hicieron Stan Lee y Steve Ditko cuando crearon a estos personajes.

Trailer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *