She-Ra y las Princesas del Poder, una serie colorida pero con importantes enseñanzas

She-Ra y las Princesas del Poder, una serie colorida pero con importantes enseñanzas

Por: Alma Carime Rebollo López

Se sabe que no hay que juzgar a un libro por su portada y en el caso de las series animadas, de igual manera, lo ideal sería no juzgarlas porque son muy coloridas o porque se ven infantiles. Y ese es el caso de She-Ra y las Princesas del Poder, una serie con un aspecto bastante colorido y optimista pero que esconde importantes enseñanzas para el público infantil y no infantil.

Esta historia básicamente trata de la amistad, de luchar por lo que es correcto y de proteger al planeta.

Es así como desde el primer capítulo nos presentan a personajes talentosos y habilidosos que, básicamente, forman parte de un país que está en guerra con otro y por ello constantemente entrenan para no ser derrotados cuando se enfrenten a sus enemigos. Incluso Adora, nuestra protagonista que ha demostrado arduamente su valía, está siendo promovida a un puesto importante por encima de sus compañeros y amigos, oportunidad que ella obviamente no quiere desaprovechar. Hasta aquí nada fuera de lo común, ¿verdad?

Sin embargo, resulta que en una misión de reconocimiento su vehículo se accidenta y ella se queda sola y en tierras que pertenecen a los enemigo. Allí se encuentra con algo que va a cambiar completamente su vida: una espada que sólo elige a la persona indicada para portarla y de esa forma Adora se convierte en una Princesa del Poder llamada She-Ra, cosa que automáticamente le crea un conflicto interno porque resulta que las princesas son exactamente lo que más se odia y desprecia en el lugar del que ella proviene. En otras palabras, nuestra protagonista se acaba de convertir en lo que debe destruir.

Y entonces, con ese dilema interno, y con ayuda de otros personajes (una Princesa y un arquero) que pertenecen a la Resistencia, Adora inicia un viaje de reflexión y autodescubrimiento donde poco a poco se da cuenta de que, desde que era una infante, todo lo que le enseñaron en su país tenía la finalidad de hacer la guerra y acabar con los territorios gobernados por las Princesas sólo porque su líder, llamado Hordak, quiere apoderarse del planeta entero.

¿Y el malo de la historia?

Recordando que el tamaño de una historia depende del tamaño del antagonista, podemos decir que desde el inicio tenemos dos villanos: Hordak, quien quiere apoderarse del planeta completo para fines que no conocemos, y su mano derecha, una bruja llamada Shadow Weaver.

Ellos dos se encargan de gobernar la Zona del Terror y, claramente, desde el inicio estaban buscando a alguien más que les ayudara. Por esa razón nombran a nuestra protagonista como Capitana de la Fuerza, cosa que no les sale tan bien porque ella cada vez está menos a gusto con lo que se hace ahí, lo que eventualmente lleva a un conflicto con Catra, la mejor de amiga de Adora.

A diferencia de otras historias, donde los protagonistas son demasiado perfectos, aquí Catra se deja dominar por los celos y además considera que su amiga ha tomado la peor decisión al no querer regresar y convertirse en Capitana. Este tipo de conflictos entre los protagonistas, junto con el humor y una narración que en las siguientes temporadas se vuelve cada vez más oscura, explican las buenas reseñas que She-Ra y las Princesas del Poder ha tenido desde su estreno en noviembre de 2018.

Actualmente las primeras cuatro temporadas de She-Ra están disponibles en Netflix y aunque no hay una fecha oficial para el estreno de la temporada 5 lo más probable es que se estrene en abril de 2020. Esto significa que tenemos tiempo suficiente para ver los 39 episodios que existen hasta ahora para ponernos al corriente con la historia.

Trailer de la primera temporada:

Artículos más vistos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *