Recordamos a Daniel Johnston, figura clave de la música independiente estadounidense

Recordamos a Daniel Johnston, figura clave de la música independiente estadounidense

El cantautor estadounidense Daniel Johnston falleció este miércoles por causas naturales a los 58 años de edad. Sus canciones y dibujos fueron admirados por artistas como Kurt Cobain o Matt Groening y le ayudaron a superar los problemas mentales que debió enfrentar durante casi toda su vida.

En los años 90 se empezó a hablar de “outsider music” para referirse a un grupo de artistas que no encajaban en la industria musical. No porque su estilo fuera demasiado agresivo, como los de punk o metal, o porque fueran poco conocidos, ya que hasta los músicos más famosos lo son al inicio de su carrera, sino porque al ser autodidactas o practicar un estilo completamente distinto de lo que se espera de un músico profesional su única forma de expresarse era con grabaciones caseras o tocando en la calle.

Los admiradores de estos músicos marginales dicen que el valor de estos artistas está en su sinceridad, ya que su forma de tocar y sus letras son más espontáneas que las de alguien que está pensando en encajar en un género o en vender discos.

Daniel Johnston hablaba en sus canciones del amor, el diablo y la fama. Desde muy joven supo que quería ser tan famoso como los Beatles, a pesar del severo trastorno bipolar y los brotes psicóticos que padecía. Durante años trabajó en un McDonalds e invertía todo lo que ganaba en grabar cassettes con portadas que dibujaba él mismo. También se encargaba de repartir estas grabaciones por las calles de Austin.

Así grabó sus primeras canciones, recopiladas en el álbum Songs of Pain, de 1981, y tres años después Hi, How Are You apareció en la disquera independiente Homestead. Para entonces Johnston era un personaje con cierta fama en la escena local de Austin. Cuando MTV hizo un reportaje sobre esa ciudad Johnston fue uno de los entrevistados y a partir de ahí empezó a ser reconocido por las bandas más famosas del underground en Estados Unidos.

Además de Cobain, entre sus admiradores estaban los integrantes de Sonic Youth, Dead Milkmen, Butthole Surfers, Half Japanese o Yo La Tengo. Con el apoyo de esos músicos Johnston obtuvo un contrato con Atlantic y grabó el disco Fun, con una producción más cuidada. Fun solamente vendió 12,000 copias, pero esto no afectó la reputación de Johnston entre sus colegas.

En 2004 se editó un disco doble donde músicos de la talla de Tom Waits, Mercury Rev, Beck, Death Cab For Cutie o TV on the Radio hicieron covers de sus canciones. Al año siguiente se estrenó el documental The Devil and Daniel Johnston, que detallaba sus problemas personales, incluyendo su estancia en un hospital psiquiátrico después de golpear al baterista de Sonic Youth o el accidente que sufrió en 1990, cuando viajaba en una avioneta pilotada por su padre, un veterano de la Segunda Guerra Mundial. En pleno vuelo Daniel tuvo un episodio psicótico, forcejeando con su padre hasta que la arrebató las llaves del avión y las aventó por la ventana. La aeronave quedó destrozada después del aterrizaje forzoso, pero ambos salieron ilesos.

En los últimos años artistas como Zola Jesus, Lana Del Rey y Mac Miller le manifestaron su admiración de diversas maneras y durante su gira de despedida, en 2017, Johnston estuvo acompañado por miembros de Wilco, Built to Spill y Fugazi.

Johnston también creó miles de dibujos surrealistas que en la década de los 2000 se exhibieron en algunas de las galerías y museos más prestigiosos del mundo. Toda su obra, tanto la musical como la gráfica, se aleja tanto de lo que se considera “normal” que es necesario aproximarse a ella con una mente abierta, pero por algo muchos de los artistas más renombrados de las últimas décadas lo veían como un ejemplo a seguir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *