¿Realmente quemas calorías mientras te bañas?

¿Realmente quemas calorías mientras te bañas?

¿Alguna vez has escuchado que una ducha quema calorías al igual que un paseo de 30 minutos? Imagínate, seguro te animarías a tomar varias duchas al día. Pues no te estamos tomando el pelo, hacerlo brinda algunos beneficios de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Loughborough en el Reino Unido:

  • Un baño caliente reduce los niveles máximos de azúcar en la sangre de hombres.
  • Logra que aumente el gasto energético, hasta en un 80%, lo que equivale a una quema de 140 calorías.

Sin embargo, para obtener dichas métricas, fue necesario un baño de una hora y la temperatura se mantuvo constante en 40 grados centígrados. Así que una ducha rápida con agua tibia no producirá los mismos resultados que en el estudio.

La quema de calorías se suscita gracias a las proteínas de choque térmico que el cuerpo produce como resultado del estrés y ofrecen un mejor control del azúcar en la sangre, las cuales se activan como respuesta al calentamiento pasivo.

Temperaturas en contraste

Cuando se realiza con agua fría es un poderoso energizante. La Universidad de California indica que el agua a temperaturas bajas activa la zona del cerebro que produce noradrenalina, sustancia que alivia la depresión y ansiedad. También estimula el flujo de la sangre, lo cual mejora la circulación en todo el cuerpo y especialmente en el cuero cabelludo, previniendo la calvicie. Acelera el metabolismo, mejora el sistema inmune, activa el estado de alerta y además elimina grasa acumulada en la parte superior de la piel.

Sin embargo, no debes descartar bañarte con agua caliente, pues provoca una mayor apertura de poros incentivando una limpieza más profunda y exfoliante, brinda una sensación de relajación, es un excelente motivador del sueño y disminuye el insomnio, desintoxica el cuerpo, relaja los músculos, fortalece el sistema inmune y respiratorio.

La regadera ideal

Para gozar de una ducha es indispensable una buena regadera para aprovechar todos sus beneficios. Helvex se puede convertir en un aliado pues constantemente desarrolla productos que permiten cambiar el flujo del agua y cuidar el líquido vital.

“En la actualidad la tecnología aplicada a estos productos permite cambiar el tipo de chorro con tan sólo apretar un botón, de esta forma el usuario puede cambiar un flujo vigoroso ideal para despertar en la mañana a una ligera brisa relajante para finalizar el día.

Además, es ideal elegir un modelo ahorrador para cuidar al medio ambiente y el bolsillo. Una regadera normal ocupa hasta 10 l de agua por minuto, si cumple con la norma mexicana, mientras que las economizadoras reducen el consumo a 6 e incluso 3.8 l”, destacó María Eugenia Salas, gerente de Investigación y Desarrollo de Nuevos Productos de Helvex.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *