¿Por qué el moco se hace verde?

¿Por qué el moco se hace verde?

Es una pregunta que se torna frecuente en esta época de otoño-invierno, en que descienden las temperaturas y aparecen cuadros de catarro, infecciones en la nariz, bronquitis e incluso influenza.

¿Realmente ese tono verdoso es un signo de tal gravedad que requiere del uso de antibióticos para erradicarlo? La Dra. Valentina García, Gerente Médico del laboratorio Biocodex, comentó al respecto: “el moco es un mecanismo de defensa que se encarga de atrapar microorganismos potencialmente dañinos que pudieran ingresar al cuerpo. En el curso de un catarro, al principio es claro y luego se puede ir haciendo más espeso y amarillento o verdoso. Lo cual no es evidencia de la gravedad o el origen de la infección, sino de que el sistema de defensas ya está en acción”.

También debes saber que por más verde que sea el moco, no se soluciona con la ingesta de antibióticos, pues el 90 por ciento de las enfermedades de las vías respiratorias que lo ocasionan son de origen viral. Sin embargo, tomar ciertas medidas puede ser de gran ayuda:

Más vale prevenir

  • Lávate bien las manos, cubre boca y nariz cuando estornudas para evitar contagios.
  • Mantén limpias las superficies en casa, escuela u oficina.
  • Actualiza las vacunas de la temporada, como la de la influenza y el neumococo.

Ante el malestar

Que no cunda el pánico:

  • Come sanamente, hidrátate adecuadamente y descansa. Son medidas efectivas contra los cuadros de esta temporada, que deben ceder en par de días y hasta una semana sin medicamento.
  • Trabaja desde casa en caso de estar enfermo para evitar contagios.
  • Consultar al médico en caso de que persistan las molestias.
  • Toma los antibióticos tal cual indicó el doctor: dosis sugeridas y tratamientos completos (aunque sientas mejoría de los síntomas a los pocos días de tomar el tratamiento).
  • No retomar antibióticos sobrantes recetados en ocasiones anteriores, ni mucho menos indicárselos a otras personas.
  • Acompañar todo antibiótico con un probiótico: en especial, el probiótico de origen natural desarrollado a base de la levadura Saccharomyces boulardii CNCM I-745® ha demostrado ser muy efectivo para prevenir y controlar la diarrea asociada a antibióticos, tanto en niños como en adultos.

Los probióticos a base de levadura se pueden tomar en conjunto con los antibióticos pues, a diferencia de los probióticos bacterianos, las levaduras no se mueren con los antibióticos y sí ayudan a prevenir el desequilibrio de la microbiota intestinal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *