¿Podrían las bacterias terrestres colonizar otros planetas?

¿Podrían las bacterias terrestres colonizar otros planetas?

Tal vez hayas oído de una teoría que fue propuesta durante los años 70 y que se conoce como panspermia, según la cual la vida en la Tierra pudo haberse originado en microbios que llegaron a nuestro planeta desde el espacio exterior a bordo de meteoritos.

Esta teoría es muy controvertida y aunque Stephen Hawking reconoció que era posible la mayoría de los expertos coinciden en que no hay muchos elementos para apoyarla.

¿Y si el viaje de los microbios fuera en sentido inverso, es decir, de la Tierra hacia el espacio?

Esa es la pregunta que se hicieron Amir Siraj y Abraham Loeb, astrónomos de Harvard que alimentaron una computadora con datos reales y algunas suposiciones plausibles para tratar de averiguar qué tan probable es que nuestro planeta sea un exportador de vida.

Varios estudios han confirmado la existencia de microorganismos a 77 kilómetros de la superficie terrestre. No se sabe qué tan abundantes sean, ni si a mayores alturas también se les encuentre, pero Siraj y Loeb se basaron en este dato para plantear su hipótesis.

Para que esos microbios terrestres pudieran viajar fuera de nuestro sistema solar se necesita algún tipo de objeto que les sirva como transporte. Se sabe que los cometas, en algunas circunstancias, pueden ser expulsados del sistema solar. Una alternativa son objetos interestelares como los recién descubiertos Oumuamua y 2I/Borisov, grandes rocas que llegaron repentinamente a nuestro sistema solar y que incluso se llegó a pensar que podían ser naves extraterrestres.

En ciertas circunstancias objetos como Oumuamua podrían pasar lo bastante cerca de la Tierra para tocar la atmósfera antes de ser expulsados del sistema solar por el impulso de la gravedad, la misma técnica que usan las naves de la NASA para ganar velocidad y llegar más rápidamente a otros planetas.

En ese caso, las colonias de bacterias como Escheria coli, Bacillus subtilis o Deinococcus radiodurans podrían convertirse en pasajeros. El modelo computarizado de Siraj y Loeb demuestra que algunos de estos microorganismos podrían sobrevivir a la aceleración y el calor generado por la fricción con la atmósfera.

De acuerdo a los cálculos de estos dos astrónomos, en la historia de nuestro planeta unos 10 cometas y otros 50 objetos estelares se han acercado lo suficiente para tocar la atmósfera.

Estudios hechos por otros científicos que las bacterias no tendrían problema en sobrevivir los larguísimos trayectos interestelares y tampoco una eventual colisión con otro planeta.

Para comprobar qué tan acertadas son las hipótesis de estos dos astrónomos se necesitan hacen más estudios para saber qué tantos microbios habitan en la parte superior de la atmósfera, pero Siraj y Loeb aseguran que su idea de que la vida pudo emigrar de la Tierra hacia otras partes del universo es “realista”.

 

Artículos más vistos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *