Pese a los cambios en el reglamento continúan las polémicas arbitrales en la NFL

Pese a los cambios en el reglamento continúan las polémicas arbitrales en la NFL

En esta temporada la NFL implementó varios cambios en reglamento, con la intención de reducir los errores de los oficiales, pero en las dos primeras jornadas las críticas no han disminuido.

Fue una interferencia de pase flagrante. Todos vimos cómo en el juego de campeonato de la Conferencia Nacional, donde se decidía si los Rams o los Saints llegarían al Super Tazón, el esquinero Robey-Coleman golpeó al receptor Tommylee Lewis mucho antes de que éste tuviera la oportunidad de capturar el balón. Los únicos que no lo vieron así fueron los oficiales y al final esta decisión fue la clave para que los Santos se quedaran fuera del juego decisivo.

En respuesta a esa controversia la liga hizo cambios en el reglamento para permitir que esas jugadas se revisaran con la ayuda de la repetición instantánea. También trató de explicar la regla que prohíbe a los defensivos caer encima del mariscal de campo contrario al capturarlo. Se entiende que la idea es proteger a los pasadores, pero muchos se preguntan cómo espera la NFL que los defensivos hagan su trabajo con ese tipo de restricciones.

Si los directivos de la NFL creyeron que con esos ajustes evitarían las polémicas que marcaron la temporada anterior las dos primeras jornadas de la temporada 2019 han demostrado lo contrario.

En el juego entre los Broncos y los Osos una captura que parecía legal, por parte de Bradley Chubb, fue sancionada por los oficiales. Las 15 yardas de castigo y otras 25 yardas que los Osos obtuvieron gracias a un pase largo del QB Mitchell Trubisky, que por lo demás tuvo un partido para el olvido, fueron suficientes para que el pateador Eddy Pineiro anotara un gol de campo que le dio la victoria a Chicago. De este modo una decisión cuestionable de las “cebras” influyó en el marcador final.

Una regla que limitaba el castigo que podían recibir los QBs y que era fácil de entender era la que dictaba que si el mariscal se deslizaba con los pies por delante no podía ser golpeado por los defensivos. La NFL pensó que eso no era suficiente y ahora, si el QB se lanza hacia adelante y toca las rodillas con el suelo, se considera que la jugada ha concluido.

Era previsible que esto se prestaría a confusiones y eso fue lo que sucedió en el partido entre Filadelfia y Atlanta. Cuando Carson Wentz, el quarterback de las Águilas, intentó una conversión de dos puntos los oficiales determinaron que se había entregado y declararon que el balón estaba muerto a pesar de que nadie había tocado a Wentz antes de que éste anotara. Un poco de sentido común por parte de los réferis pudo hacer la diferencia en esa jugada.

Lo peor, sin embargo, vino en otro partido que involucraba a los Santos de Nueva Orleans y a los Rams. En lugar de esperar a que la jugada terminara, después de que el liniero defensivo Cameron Jordan recuperó un balón perdido por el QB de Los Ángeles y lo llevó hasta las diagonales, los árbitros hicieron sonar sus silbatos indicando un pase incompleto que nunca existió, de modo que cuando se revisó la jugada los Santos recibieron la posesión de la bola pero no el touchdown.

Hay una serie de factores que explican estos errores. El reglamento se ha vuelto cada vez más complicado al mismo tiempo que los oficiales con más experiencia se retiran. Muchos fans se quejan de que se está marcando un número excesivo de holdings que interrumpen el juego y esto es algo que la NFL también deberá considerar para la próxima temporada, cuando las reglas serán sujetas a revisión nuevamente.

 

Artículos más vistos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *