Nacen en China los primeros cerdos mutantes con células de monos

Nacen en China los primeros cerdos mutantes con células de monos

Hace unos días se informó del nacimiento de dos lechones que fueron diseñados para tener células de macaco. Esto se llevó a cabo por parte de biólogos chinos pertenecientes al Laboratorio Estatal de Células Madre y Biología Reproductiva en Beijing y aunque parezca un experimentp que no tenía otro sentido que alimentar nuestras pesadillas la intención era beneficiar a los pacientes que necesitan transplantes.

¿Por qué se hizo el experimento?

A pesar de que los cerdos no son parientes cercanos del Homo sapiens, se les considera potenciales donantes de órganos para los seres humanos porque su interior es de tamaño similar al nuestro. En Estados Unidos el 54 por ciento de los adultos están registrados como donadores de órganos, pero sólo una de cada tres personas mueren en circunstancias en las que se puedan hacer los trasplantes.

La idea es remediar este problema criando órganos compatibles dentro de cerdos vivos que por su tamaño podrían trasplantarse sin problemas a un paciente humano. Hay complicaciones técnicas y también dilemas éticos por resolver, pero esta podría ser una solución para las listas de espera de 100,000 personas en espera de un donador.

¿Cuál fue el procedimiento?

Los biólogos chinos introdujeron células de monos cynomolgus en un blastocisto de cerdo (una de las primeras etapas del desarrollo de los mamíferos). Trabajaron con más de 4,000 embriones, que fueron implantados en cerdas. Las células de mono se arraigaron en diez de los embriones, aunque solo dos de ellos nacieron vivos y a tiempo.

Estos dos lechones quiméricos vivieron menos de una semana. Los biólogos explican que esto no fue una consecuencia de que tuvieran material genético de dos especies diferentes, sino de problemas derivados de la fertilización in vitro. En los cerdos este procedimiento es más complicado que en los humanos.

Un éxito a pesar de los contratiempos

Para los investigadores chinos la experiencia fue exitosa porque en esos dos lechones que sobrevivieron hasta el nacimiento se observaron células de mono en casi todos los tejidos. La proporción variaba entre el 0,0001 y el 0,001 de todas las células en un tejido cuando se le consideraba por separado.

Esto es muy superior a un experimento que se hizo en 2017 en el Instituto Salk, en Estados Unidos, con embriones de cerdo que tenían células de Homo sapiens. En ese caso la proporción era de una célula humana por cada cien mil de cerdo.

Y cuando decimos que los resultados del segundo experimento se pudieron observar es porque los biólogos chinos modificaron las células de mono con una proteína fosforescente para que fueran más fáciles de visualizar.

Por último, si crees que esto sólo puede suceder en China, también te informamos que hace unos meses se aprobó en Japón la creación de híbridos de humanos con ratones y ratas, también con fines de donación de órganos.

 

Artículos más vistos:

  • Mosquitos modificados genéticamente se multiplican de forma imprevista en Brasil Un intento por frenar la población de mosquitos Aedes aegypti, causantes de enfermedades como la fiebre amarilla, con técnicas de edición genética parece haber fracasado y podría resultar en insectos aún más resistentes. Los mosquitos que transmiten enfermedades tan peligrosas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *