Más drama en la NFL: el conflicto entre Jalen Ramsey y los Jaguars sube de tono

Más drama en la NFL: el conflicto entre Jalen Ramsey y los Jaguars sube de tono

Antonio Brown está oficialmente fuera de los Patriotas después de convertirse en una de las figuras más polémicas de la liga, pero como es normal en la NFL hay otros pleitos entre jugadores y directivos, siendo el que más llama la atención actualmente el enfrentamiento entre el esquinero Jalen Ramsey y su equipo, los Jaguares de Jacksonville.

Jalen Ramsey llegó a la NFL hace tres años y fue de hecho la quinta selección global del Draft. Talento no le falta, eso es seguro, pero tiene la costumbre de no saber cuándo le conviene quedarse callado. En una sola entrevista, concedida a la revista GQ, Ramsey se dedicó a criticar a varios quarterbacks de la NFL, entre ellos Josh Allen (“basura”), Matt Ryan (“sobrevalorado”) y el mismo Ben Roethlisberger (“decente en el mejor de los casos”).

No es de extrañar que esas críticas se hayan extendido a sus coaches. Hacia el final de su primera temporada como profesional Ramsey se quejó abiertamente de los entrenadores defensivos de Jacksonville y sugirió que todos debían ser despedidos. Al término de la siguiente temporada, después de perder el campeonato de la Conferencia Americana contra los Patriotas, lo volvió a hacer.

En 2018, después de cometer varios errores de cobertura que le constaron touchdowns a su equipo, Ramsey hizo comentarios en redes sociales que indicaban que no estaba feliz en el equipo y prefería irse. “Cuando ya no esté aquí, me van a extrañar”, era uno de ellos. Sin embargo, pocos días después aseguró que planeaba pasar toda su carrera en Jacksonville.

Todo esto nos habla de un jugador que no se distingue por su madurez. El problema se complica porque la directiva de los Jaguares está tratando de imponer una disciplina que difícilmente puede ser del agrado de tipos tan temperamentales como Ramsey.

En abril de este año Tom Coughlin, el vicepresidente de los Jaguares, y quien es apodado “El Coronel”, criticó a Ramsey y a varios de sus compañeros por no presentarse a las actividades voluntarias que organiza el equipo fuera de la temporada regular. Ramsey tuvo que responderle, vía Twitter, que esas actividades eran, precisamente, voluntarias.

Pero hablamos de Tom Coughlin, quien alguna vez, cuando estaba en los Gigantes de Nueva York, sancionó a tres jugadores que llegaron dos minutos antes a una junta argumentando que en su equipo las reuniones iniciaban cinco minutos antes de lo estipulado.

De ahí que no sorprendiera demasiado que Ramsey hiciera oficial su voluntad de salir del equipo cuando apenas iniciaba la temporada 2019. Tampoco que cuando las pláticas se estancaron Ramsey no se presentara a los entrenamientos argumentando que se sentía mal, un pretexto tan obvio que el coach Doug Marrone no pudo evitar reírse cuando un par de reporteros le preguntaron por el estado de salud de su jugador.

¿Por qué los directivos no le conceden a Ramsey su deseo si la relación con él es tan mala? Muchos analistas creen que Jacksonville está apostando por basar su juego en la defensa en vista de que su QB, el novato Gardner Minshew, ha tenido un buen comienzo en la temporada pero nada garantiza que seguirá por ese buen camino. El problema es que la directiva de los Jaguares tiene que aceptar que a un jugador tan explosivo como Ramsey no se le puede imponer el código de conducta que quiere “El Coronel”.

Si Jacksonville quería a un jugador obediente las temporadas anteriores ya habían indicado claramente que Jalen Ramsey no lo era y eso hace difícil explicar por qué no llegaron a un acuerdo con otro equipo antes de que la nueva temporada iniciara. El caso de Antonio Brown nos indica que no faltará otra franquicia que esté interesada en el esquinero y todo indica que es sólo cuestión de tiempo para que Ramsey defienda otros colores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *