Maléfica dueña del mal

Maléfica: dueña del mal, la secuela que nadie pidió es un espectáculo vacío

Maléfica: dueña del mal, la secuela que nadie pidió es un espectáculo vacío

Maléfica dueña del mal, una historia desordenada, donde no queda claro quién es el personaje principal, es el principal problema de una película que nos demuestra por qué no siempre es necesaria una secuela.

Es muy sabido que cuando los críticos dicen que el aspecto más positivo de una película es la fotografía o la edición es porque el guión deja mucho que desear. Repasando lo que se ha escrito sobre Maléfica: dueña del mal nos encontramos que la prensa especializada coincide en que lo más destacado es el diseño de vestuario. Dios nos agarre confesados.

No es que la película anterior de Maléfica fuera una obra maestra. La promesa de contar la historia desde el punto de vista de la villana sólo se cumplía a medias porque el director estaba más interesado en los efectos especiales que en la narración. Lo mejor que puede decirse de Maléfica: dueña del mal, es que al menos trataba de ser original, a diferencia de los recientes remakes de Disney que aspiran únicamente a calcar las versiones animadas.

Los que tengan buena memoria recordarán que Maléfica concluía con la coronación de Aurora como reina de las hadas, con lo que se lograba la ansiada paz entre las criaturas fantásticas y los humanos. Si no se acuerdan de eso no se preocupen, los guionistas de la secuela tampoco lo recordaban y por eso Maléfica: dueña del mal empieza con la torpe petición de matrimonio que le hace Phillip, príncipe de Ulstead, a Aurora, lo que traerá, por fin, la ansiada paz entre las criaturas fantásticas y los humanos.

La confusión de los guionistas crece conforme avanza la película y se manifiesta en la falta de un protagonista. Los primeros minutos nos hacen pensar que Phillip y Aurora serán los personajes más importantes dentro de la trama, pero poco después nos damos cuenta que no es así porque los dos son tan ingenuos y manipulables como la heroína de una telenovela. Phillip es un cero a la izquierda y Aurora está tan preocupada por los preparativos de su boda que se olvida por completo de su responsabilidad como soberana de las hadas.

Maléfica dueña del mal 2 Maléfica dueña del mal 3

Eso nos deja a Maléfica como protagonista y sin embargo el argumento está tan mal planteado que ella es prácticamente un personaje secundario dentro de su propia película. El único personaje a destacar es la reina Ingrith, la madre de Phillip, quien busca apoderarse del trono y lo hace de forma tan descarada que uno no se explica cómo es que nadie se da cuenta que está tramando algo.

El anticipado duelo de actuaciones entre Angelina Jolie y Michelle Pfeiffer, quien interpreta a Ingrith, no llega a darse porque son pocas las escenas que ambas actrices comparten y, sobre todo, porque esta versión de Maléfica es demasiado pasiva, lo que se suma al desinterés de Angelina Jolie por lo que pasa a su alrededor.

Todo concluye con una larga secuencia de batalla que es inesperadamente violenta y que llega incluso a evocar los peores episodios de genocidio del siglo XX. Lo anterior puede parecer exagerado, pero no hay otra forma de interpretar la escena donde un grupo de hadas es llevado con engaños a un edificio donde serán expuestos a gases letales. Porque según los productores de Maléfica: dueña del mal no hay nada más adecuado para un espectáculo familiar que las referencias de los hornos de Hitler.

Aún más incoherente es lo que pasa inmediatamente después de la batalla, cuando el reino de Ulstead yace en ruinas y los cadáveres de los combatientes todavía no se enfrían, lo cual por supuesto no debe ser un impedimento para que se celebre la esperada boda entre Phillip y Aurora. Es cosa de ver con qué rapidez la película va de la tragedia a la alegría fingida.

Esta es apenas la segunda película de Maléfica y la fórmula ya se nota agotada. No es de extrañar en una cinta que se produjo porque el departamento de contabilidad de Disney calculó que podía ser rentable y no porque hubiera alguna razón convincente para prolongar la historia.

 

Trailer:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *