Los primeros resultados de la sonda Parker revelan los secretos del Sol

Los primeros resultados de la sonda Parker revelan los secretos del Sol

Durante décadas los especialistas en física solar se han hecho preguntas sobre la actividad de nuestra estrella más cercana y es solamente ahora, gracias a la sonda Parker, construida por la NASA y que inició su misión de siete años en agosto de 2018, que empezamos a saber más sobre algunos de sus misterios.

Una de las mayores incógnitas es por qué la capa más externa del Sol, llamara corona solar, alcanza temperaturas de más de un millón de grados Kelvin cuando el calor en la superficie llega apenas a los seis mil grados. La misión principal de la sonda Parker es justamente descubrir el mecanismo que explica el calentamiento de la corona, cuyas partículas de plasma se aceleran y forman el viento solar que se extiende entre los planetas.

La sonda Parker hasta ahora ha tenido dos aproximaciones al Sol y ha llegado a estar a “sólo” 24 millones de kilómetros, que es la mitad de la distancia entre Mercurio y el centro del sistema solar. En diciembre de 2024 Parker usará la fuerza de gravedad de Venus para acortar esa distancia y situarse a 6 millones de kilómetros de la superficie del Sol, poniendo a prueba su tecnología protectora especialmente diseñada.

Pero no hay que esperar hasta entonces para conocer los primeros resultados de la sonda Parker. En la revista Nature se han publicado los primeros cuatro estudios sobre el Sol con datos obtenidos por este artefacto.

El primero, realizado por investigadores de la Universidad de California en Berkeley, hizo mediciones de la dirección y fuerza del campo magnético solar. Lo que se descubrió fue una serie de reversiones rápidas en la dirección de dicho campo magnético, que duran unos cuantos minutos.

El segundo estudio, por parte de la Universidad de Michigan, también está relacionado con estas inversiones en el campo magnético, pues se encontró que a menudo están asociadas con la velocidad del plasma que se aleja del centro solar, dando lugar a curvas en forma de S.

El tercer estudio, de la Universidad de Princeton, estudió cómo las partículas del viento solar se aceleran por erupciones en la corona, es decir por radiación, o por ondas de choque asociadas a eyecciones de plasma. Se analizaron partículas provenientes de ambas fuentes y se encontró que la geometría del campo magnético del Sol es mucho más complicada de lo que se suponía.

Finalmente, el estudio del US Naval Research Laboratory explica que la intensidad de la radiación esparcida por el polvo disminuye a medida que se aleja del Sol y anuncia el descubrimiento de una hipotética zona libre de polvo muy cerca de la estrella.

Los hallazgos de la sonda Parker no son solamente teóricos o de interés para especialistas en física solar. Desde el punto de vista práctico uno de los objetivos principales de la sonda Parker es tener un mejor entendimiento de las eyecciones de masa coronal, ondas de radiación y viento solar que pueden ser mortales para los astronautas y que pueden llegar a afectar los satélites, los sistemas de comunicación y la red eléctrica en la Tierra.

Con esta información podríamos llegar a predecir las condiciones en que se dan las tormentas solares más peligrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *