Get the Money, el tercer disco solista de Taylor Hawkins, es un tributo al rock clásico

Get the Money, el tercer disco solista de Taylor Hawkins, es un tributo al rock clásico

El tercer disco del proyecto alternativo del baterista de Foo Fighters está lleno de invitados especiales y homenajes al rock de antaño, sin perder su esencia y sin ser un simple ejercicio de nostalgia.

Debido a sus compromisos con los Foo Fighters a Taylor Hawkins le llevó nueve años grabar su tercer disco con su proyecto alterno. El disco anterior de los Coattail Riders salió hace diez años y el mismo Hawkins explica que compuso las diez canciones de este nuevo disco mientras estaba de gira con Dave Grohl y las grabó en las semanas de descanso que tenía entre cada uno de sus viajes.

Al igual que Red Light Fever, que es el disco previo que mencionamos, Get the Money se nutre de muchos estilos distintos del rock clásico. Aquí encontramos lo mismo glam que reggae, los sintetizadores de la etapa New Wave al lado de las complejas estructuras de las canciones de Queen. Get the Money es un disco disperso, pero que no sufre de una dosis excesiva de nostalgia y que está permeado de un sentido del humor que desactiva cualquier tendencia a la solemnidad.

Taylor Hawkins tal vez haya tenido que escribir y grabar estas canciones en sus tiempos libres, pero no hay duda que tocar con los Foo Fighters tiene sus ventajas. En Get the Money eso es evidente por su larguísima lista de músicos invitados, en la que encontramos no sólo a Dave Grohl o Pat Smear, sus camaradas en Foo Fighters, sino también a figuras como Chrissie Hynde, Perry Farrell, Roger Taylor, Nancy Wilson o la cantante country LeAnn Rimes. A esta última Hawkins la contactó gracias a que los hijos de ambos van a la misma escuela.

La atención se centra en las estrellas invitadas, como es lógico, aunque no debemos olvidarnos de los otros tres integrantes de los Coattail Riders: el bajista Chris Chaney, el guitarrista Brent Woods y el productor John Lousteau. Si Get the Money, a pesar de todas sus influencias, tiene una cierta coherencia es gracias al trabajo de ellos.

Por eso podemos pasar del rock progresivo en la introducción de la abridora “Cross the Line” y hacer una rápida transición hacia el hard rock dentro de la misma canción. Esta versatilidad aparece de nuevo en “Don´t Look At Me That Way”, donde conviven complejas armonías vocales con baladas acústicas. Esta variedad de ingredientes resulta en canciones que son siempre divertidas, aunque a veces parezcan un tanto inconexas.

Como era de esperar, la presencia de Dave Grohl en varias de las canciones crea la impresión de que estamos escuchando lados B de los Foo Fighters. El resto del disco se puede describir como una colisión entre Queen, Cheap Trick y Pink Floyd, una mezcla de influencias que resultan en un disco no demasiado innovador pero sí bastante divertido.

Video oficial de “I Really Blew It”

 

Sitio oficial: https://www.taylorhawkins.com/

Facebook: https://www.facebook.com/taylorhawkinsofficial/

Spotify: https://open.spotify.com/album/0QzNjIeuZeewWcNI7UVmHg

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *