Algunos de los casos de equipos que perdieron por default

Algunos de los casos de equipos que perdieron por default

Estos son algunos de los casos más curiosos de equipos que perdieron por default

El tema más discutido en la jornada 14 del futbol mexicano es si los jugadores del Veracruz se negarán a jugar contra los Tigres como protesta por la falta de pagos, aun si esto significa el descenso e incluso ser desafiliados. Es poco frecuente pero perder sin jugar es algo que se da en el deporte a todos los niveles.

Algunos de los casos de equipos que perdieron por default, en la liga mexicana de futbol el último equipo en perder voluntariamente fue también el Veracruz, pero las condiciones eran muy diferentes. En noviembre de 2004 los Tiburones Rojos se negaron a enfrentar a Chiapas al no estar conformes con el horario. Era la última jornada de temporada regular y la mayoría de los partidos estaban programados de forma simultánea. El Veracruz ya había calificado a la liguilla y solicitó a la federación no jugar el domingo a medio día argumentando que el resultado no iba a influir en los otros equipos que peleaban por un boleto. La FMF se negó y el Veracruz prefirió perder 0-2 y aceptar una multa económica.

Las ligas profesionales de Estados Unidos sin duda son un ejemplo de organización, y hay casos de equipos que perdieron por default, no se han salvado de varios incidentes de este tipo. En el hockey el primero fue en 1918, cuando los Montreal Wanderers, que tenían un récord de 1 ganado y 5 perdidos, se llevaron una derrota administrativa ante los Toronto Arenas. Al menos tenían un buen pretexto: su estadio se quemó por completo antes de que el juego pudiera llevarse a cabo. El equipo desapareció poco después.

Algunos de los casos de equipos que perdieron por default b

Otro equipo que se despidió de forma parecida fueron los Washington Senators, cuyo último juego en ligas mayores, antes de mudarse a Dallas en 1971 y convertirse en los Texas Rangers, se tuvo que suspender cuando los indignados fans del equipo invadieron el campo y causaron destrozos en el estadio.

Hay equipos que han perdido por default a causa de promociones mal planeadas. Tal fue el caso de los Dodgers en 1995, cuando repartieron pelotas entre sus aficionados, quienes empezaron a arrojarlas al campo de juego. La cosa empeoró en el noveno inning, después de una decisión de los umpires que les pareció injusta a los fanáticos de Los Ángeles y los oficiales terminaron por otorgarle la victoria al equipo visitante, los Cardenales de San Luis.

Uno de los ejemplos más tristes se registró en la Serie C de Italia. El Pro Piacenza ya había perdido tres juegos consecutivos por default, por adeudos salariales que provocaron la deserción de parte del plantel, cuando se enfrentaron al Cuneo en febrero de 2019. Para evitar que el equipo fuera desafiliado el Pro Piacenza llegó al estadio con apenas siete jugadores. No tenían suplentes ni a nadie que los dirigiera, por lo que uno de los jugadores, a sus 19 años, tuvo que acreditarse como entrenador. Al término de los 90 minutos el equipo perdió 20-0. Más tarde fueron expulsados del torneo y, para echar sal en la herida, se le impuso una multa de 20,000 euros.

En el deporte femenil también se han dado casos de equipos que perdieron por default. Uno de los más insólitos se dio el 7 de agosto de 2019, en los Juegos Panamericanos de Lima, cuando la selección argentina de baloncesto se presentó para su duelo contra Colombia con el uniforme equivocado. Se suponía que las argentinas debían vestir de blanco, pero llegaron con el uniforme azul marino y sus rivales, que usaban justamente ese color, se negaron a jugar, aún cuando la delegación albiceleste solicitó que se postergara el juego hasta que llegaran las playeras blancas, sin números, que había encargado comprar en una tienda de Lima. Al final Colombia se llevó un triunfo administrativo de 20 a 0. A consecuencia de este error dos directivos argentinos presentaron su renuncia.

Cuando pasamos del deporte profesional a las competencias estudiantiles encontramos muchos más ejemplos y tal vez el más extraño fue uno sucedido en Arizona en 2012, cuando el equipo de baseball de la academia Our Lady Sorrows, una preparatoria católica, prefirió perder el campeonato antes que enfrentarse al equipo Mesa Prep. Tomaron la decisión porque el puesto de segunda base en el Mesa Prep era ocupado por una chica, Paige Sultzbach, quien estaba en el equipo varonil sólo porque su escuela no tenía un equipo de softball. El reglamento interno de Our Lady Sorrows les prohíbe jugar contra mujeres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *