El Tiranosaurio tenía un cráneo con “aire acondicionado”

El Tiranosaurio tenía un cráneo con “aire acondicionado”

El Tiranosaurio Rex es sin duda el dinosaurio más emblemático y es sorprendente cómo los científicos siguen descubriendo nuevos detalles de este depredador. El hallazgo más reciente se relaciona con un par de huecos en su cráneo.

Durante más de 100 años se creyó que estos hoyos, llamados dorsotemporal fenestra, alojaban músculos para mover la quijada, pero el estudio más reciente señala que es más probable que hayan contenido vasos sanguíneos que le ayudaban al Tiranosaurio a regular su temperatura. Los animales de gran tamaño necesitan formas especiales de enfriarse porque su calor corporal les puede ocasionar problemas si la temperatura ambiente sube demasiado.

De hecho, los fenestra también en los cráneos de aves y lagartos, pero no se encuentran en todos los dinosaurios, los que sí los tenían eran los pterousarios y los tiranosaurios.

El primer paso para los investigadores fue comparar los cráneos de T. Rex con los de los reptiles actuales y lo que encontrarion fue que la mayor similitud era con la familia de los cocodrilos. Una vez que determinaron esto usaron cámaras térmicas para observar a los caimanes de una granja que los cría en Florida. Hacer lo mismo con caimanes en estado salvaje es demasiado peligroso, según explica el investigador Casey Holliday, uno de los responsables del proyecto.

Lo que descubrieron es que los caimanes tienen agujeros en el cráneo con vasos sanguíneos que, al ser animales de sangre fría, usan para regular su temperatura. Por las mañanas, cuando hace frío y los caimanes quieren calentarse las cámaras térmicas registran que el calor aumenta en estos hoyos. Más tarde, esta misma zona se oscurece en las cámaras, como si se hubiera apagado para enfriarse.

Un punto a favor de aplicar este hallazgo al T. Rex es que con la hipótesis anterior era muy extraño que el músculo subiera por la quijada, girara 90 grados y luego recorriera la parte superior del cráneo.

Ahora bien, es importante recalcar que entre la comunidad científica hay una polémica sobre si los dinosaurios eran animales de sangre caliente o de sangre fría. El parecido entre los cráneos de los caimanes y de los tiranosaurios indica que estos últimos usaban algunas de las mismas tácticas que los animales de sangre fría pero aún falta mucho por averiguar sobre su metabolismo para decidir este debate.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *