El secreto del Leicester City para volver a colocarse en la cima de la Premier League

El secreto del Leicester City para volver a colocarse en la cima de la Premier League

Cuando el Leicester City ganó la Premier League en 2016 todo hacía pensar que el equipo no podría sostenerse entre los mejores de Inglaterra. Y sin embargo actualmente los Zorros ocupan el segundo general de la tabla, sólo debajo del Liverpool.

Como pasa con muchas escuadras que salen de la nada para ganar un campeonato, el Leicester construyó una columna vertebral con tres jugadores que sostenían al resto del equipo. Ellos eran los mediocampistas N’Golo Kanté y Riyad Mahrez, quienes junto con el delantero Jamie Vardy tenían la capacidad de elaborar un contragolpe letal.

El Leicester City estaba formado por futbolistas que “nadie quería”, lo cual por supuesto cambió después de ganar el campeonato. El primero en ser transferido al Chelsea fue Kanté y Mahrez estuvo muy cerca de unirse a las filas del Arsenal, pero el Leicester no se lo permitió. Debieron que pasar dos años más para que el mediocampista se pusiera a las órdenes de Guardiola en el Manchester City.

A Claudio Ranieri, el director técnico italiano que logró la hazaña, lo echaron del Leicester apenas nueve meses después (“Ingleses ingratos” fue el encabezado en la Gazzetta dello Sport) y para colmo de males el dueño del equipo, el tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, murió en un accidente de helicóptero junto con otras cuatro personas en octubre de 2018.

El Leicester, sin embargo, siguió los pasos correctos para reconstruirse. Usó las ganancias que le dejaron las ventas millonarias de sus mejores jugadores para contratar a un nuevo grupo de futbolistas, en su mayoría jóvenes que han respondido. Entre ellos están los centrocampistas Wilfried Ndidi y Youri Tielemans, el defensa Ricardo Pereira y el delantero Ayose Pérez. Otro recién llegado es el experimentado defensa central irlandés Jonny Evans, quien militó en el Manchester United a las órdenes de Sir Alex Ferguson.

Hace tres años el Leicester era menospreciado por sus rivales, lo que hacía que los ataques encabezados por Vardy fueran aún más sorpresivos. Con el tiempo muchos equipos identificaron esta fortaleza y decidieron cederle la iniciativa a los Zorros, lo que obligó al Leicester a cambiar de estilo.

Brendan Rodgers, el nuevo entrenador del Leicester, encontró la fórmula para motivar a sus jugadores, convenciéndolos de que el campeonato no había sido una casualidad o algo irrepetible. Gracias a ello el equipo muestra un estilo de juego bien definido, que se beneficia mucho de tener como “killer” del área a un Jamie Vardy que esta temporada promedia un gol por cada 2.3 disparos a puerta.

Hay equipos que se especializan en desarrollar talento para luego revenderlo, como es el caso del Udinese o el Ajax, pero lo que hace único al Leicester es que está haciendo lo mismo, como ilustra el caso de Harry Maguire, al mismo tiempo que se mantiene entre los cuatro mejores equipos de Inglaterra. Sin duda un ejemplo de cómo una buena planeación a largo plazo puede dar frutos dentro del futbol profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *