El retiro prematuro de Andrew Luck subraya los sacrificios de los jugadores de la NFL

El retiro prematuro de Andrew Luck subraya los sacrificios de los jugadores de la NFL

A los 29 años, el mariscal de campo de los Colts, Andrew Luck, anunció su retiro argumentando que las lesiones ya no le permitían disfrutar de este deporte y que el impacto en su calidad de vida era demasiado grande. Aunque algunos fans mostraron su enojo por esta decisión, el caso de Luck es un ejemplo del precio que los atletas tienen que pagar para jugar en la NFL.

Andrew Luck fue la primera selección de draft de la NFL y en 2012. Luck tenía el difícil encargo de reemplazar a Peyton Manning y en su primera temporada condujo a los Potros a una marca de 11 ganados y 5 perdidos. La importancia que tuvo Luck en el equipo es evidente si revisamos sus siete años como profesional y comparamos el récord de los Colts cuando él jugaba (53-33) y cuando estuvo ausente (10-16).

En el terreno de juego Luck tal vez no era un quarterback espectacular pero sí era confiable, no cometía errores, y gracias a esta solidez se consolidó como una parte esencial del equipo en sus primeros tres años en la NFL, antes de que las lesiones empezaran a afectarlo.

 

Algunos expertos creen que los Colts lo sometieron a una presión excesiva. En su etapa colegial, en Stanford, Luck aprendió a manejar un sistema equilibrado donde los corredores eran tan importantes como el juego aéreo. A lo largo de su carrera con los Colts Luck lanzó un promedio de 38.3 pases por partido. Aún considerando que a partir de 2011 el número de pases aumentó en toda la liga esto nos indica que Indianapolis tal vez le estaba exigiendo demasiado a su QB.

En su primer año en la NFL fue capturado en 41 ocasiones y es tan buena persona que muchas veces felicitaba a los defensivos que lo habían derribado. El sistema ofensivo de los Colts en esa época privilegiaba pases largos a pesar de que su línea ofensiva no le daba a Luck la protección que necesitaba. El saldo que esto dejó en su cuerpo es escalofriante: esguince de hombro, ruptura en el cartílago de las costillas, abdomen parcialmente desgarrado, un riñón lacerado, una concusión y dolor persistente en la parte inferior de la pierna izquierda.

Luck jugó con dolor en el hombro durante la temporada 2016 y se perdió la siguiente porque le llevó todo un año recuperarse de la cirugía a la que se sometió para corregir el problema. Regresó en 2018 para obtener un total de 4,593 yardas y 39 touchdowns. Cuando parecía que su carrera volvía al camino correcto llegó la molestia en la pierna y ese fue el factor decisivo para que tan solo dos semanas antes del inicio de las temporadas Luck confirmara su retiro.

No faltaron los fans que abuchearon al quarterback cuando salió del campo en su último juego y otros que tenían boletos para toda la temporada han pedido que les devuelvan el dinero. No obstante, el retiro de Luck debe ser una señal de alerta para que los directivos se preocupen más por el bienestar de los jugadores en lugar de pedirles que se sigan sacrificando por la liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *