El plan B de Huawei para reemplazar a Android

El plan B de Huawei para reemplazar a Android

Hace unos días, el gobierno de los Estados Unidos anunció una orden ejecutiva que equivale a prohibir que las empresas de ese país utilicen equipos de telecomunicaciones de fuentes identificadas como "amenazas a la seguridad nacional". Esa orden no identificó a la empresa china Huawei por su nombre, pero era obvio a quién se dirigía.

Como resultado de esa disposición, Google anunció que estaba revocando la licencia de Huawei para usar Android como sistema operativo en sus teléfonos celulares. Los fabricantes de chips Intel y Qualcomm, entre otros, siguieron el ejemplo de Google y ya no serán los proveedores de la compañía china.

Esto se supo al mismo tiempo que Huawei anunciaba formalmente el Honor 20 Pro, su nuevo teléfono celular de alta gama.

Aunque muchos asumen que esto significa el fin de Huawei en el mercado de teléfonos inteligentes, los ejecutivos de la compañía dicen que estaban preparados para esta eventualidad. Desde principios de marzo, el CEO de Huawei, Richard Yu, había admitido que estaban trabajando en su propio sistema operativo para todo tipo de dispositivos.

Según los medios chinos, este sistema operativo tiene el nombre clave HongMeng OS y es algo que Huawei ha estado desarrollando desde 2012.

De acuerdo a las fuentes chinas, que incluyen un mensaje privado de Richard Yu que apareció en la plataforma WeChat, este nuevo sistema operativo, cuyo nombre comercial aún no se ha revelado, estará disponible entre otoño de este año y la primavera de 2020.

Lo que sabemos hasta ahora es que estará disponible para teléfonos inteligentes, PCs, tabletas, televisores, automóviles y wearables.

También será compatible con todas las aplicaciones de Android y, en caso de que se compile la aplicación, sería un 60% más eficiente gracias a un nuevo microkernel. Huawei también tendrá como objetivo impulsar su tienda de aplicaciones AppGallery.

La otra duda de que muchos tienen acerca de la viabilidad de Huawei como empresa está relacionada con las partes que provienen de los EE.UU. En este caso, todavía tienen varias opciones. El Gorilla Glass que Huawei usó en el P30 Pro podría ser reemplazado por el Dragontrail de la empresa japonesa AGC Asahi Glass.

La memoria flash de Micron se puede cambiar por componentes fabricados por Samsung, Toshiba o HiSilicon, que es propiedad de Huawei. La compañía china también tendrá que buscar una forma de sustituir los módulos de recepción front-end de Skyworks y Corvo.

Lo que Huawei no necesita cambiar son las pantallas OLED, las cámaras y el RAM, que son de fabricación china y coreana. Al menos en el caso de los smartphones parece que Huawei podrá seguir adelante. Sus laptops, que dependen de los chips de Intel y Qualcomm, son otra historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *