El Cristal Encantado: La Era de la Resistencia, un nuevo éxito de la fantasía en televisión

Hace unos días Netflix estrenó una serie de diez episodios que se inspira en una película de culto creada por el padre de los Muppets.

A Jim Henson le debemos dos de las películas de fantasía más recordadas de la década de 1980, Laberinto y El cristal encantado. Esta última sugería, en apenas 90 minutos, todo un universo y una mitología a través de una historia relativamente sencilla y contada exclusivamente con marionetas.

Durante la creación de esa película Henson y el guionista David Odell discutieron varias ideas que podían servir para una secuela. Casi 25 años después Odell escribió un guión basado en aquellas conversaciones, titulado The Power of the Dark Crystal y que tras varios años de retrasos se publicó en formato de cómic por BOOM! Studios.

Aunque esta secuela nunca se filmó sí demostró el interés de los herederos de Henson en explorar más a fondo el universo del Cristal Encantado. Una serie de televisión era el formato ideal para ello y la propuesta del director francés Louis Leterrier de que fuera una precuela la hace igualmente accesible para los fans de la original y para los nuevos espectadores que no necesariamente están familiarizados con los Gelflings y los Skeksis.

La Era de la Resistencia transcurre en el planeta Thra y narra la creciente rebelión de sus habitantes, los Gelflings, contra los carroñeros Skeksis. Los guionistas se toman el tiempo para describir la sociedad de los Gelflings, incluyendo sus creencias y prejuicios, y también a los tres personajes principales, que pertenecen a estratos distintos y que no se encuentran hasta que han transcurrido varios episodios. Los héroes tienen las voces de Taron Egerton, Nathalie Emmanuel y Anya Taylor-Joy.

Por su parte, los decadentes Skeksis son interpretados por Mark Hamill, Simon Pegg o Jason Isaacs, pero también por Awkwafina y Andy Samberg en un tono más cómico para subrayar que son ambiciosos y crueles a un nivel que raya en lo ridículo. Lo más notable es cómo Pegg reproduce al cobarde Chamberlain que interpretara Barry Dennen en la película de 1982.

Más allá de la narración y la creación de personajes, lo más impresionante de esta serie es la ambientación. Los creadores probaron varias combinaciones diferentes de marionetas y CGI antes de decidir que lo ideal era confiar casi por completo en los títeres tradicionales, con algunas correcciones computarizadas. Con esto se sacrifica un poco de expresividad (los diálogos no siempre coinciden con el movimiento de la boca) pero lo tangible de las marionetas y el increíble nivel de detalle con el que fueron realizadas hace de esto un defecto muy menor.

Igual de impresionante es lo que hace Leterrier con la cámara, pues lo que podría ser una puesta en escena estática, por la presencia de los titiriteros, tiene un estilo dinámico que atrapa al espectador. Esto, sumado a un ritmo narrativo que no se detiene nunca hace de La Era de la Resistencia una serie obligada para los seguidores de la fantasía y recomendable también para los que sean solo aficionados casuales al género.

Teaser:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *