Digid8 es una app de citas que encontrará la pareja ideal según tu ADN

Digid8 es una app de citas que encontrará la pareja ideal según tu ADN

George Church, quien es profesor de genética en la Escuela Médica de Harvard, quiere reducir la posibilidad de que la gente tenga hijos con enfermedades hereditarias por medio de una app de citas que evitaría que las personas con genes recesivos relacionados con dichas enfermedades se conozcan.

Cuando esto se hizo público, por medio de una entrevista del programa de televisión 60 Minutes, las críticas no se hicieron esperar. Muchos de los comentarios negativos se hicieron por medio de Twitter y, como es habitual en esa plataforma, la mayoría se basaba únicamente en lo que alguien les había contado o en una lectura muy apresurada de un encabezado.

Existen razones legítimas para ver con sospecha una app de citas que promete formar parejas que sean compatibles genéticamente. Nuestra definición de lo que se considera una discapacidad está cambiando constantemente, de modo por ejemplo que mucha gente sorda asegura que su condición no es ningún defecto y es simplemente una forma distinta de ser humano. Otro ejemplo es el de la comunidad trans, que ha tenido que luchar mucho para lograr un pequeño grado de aceptación.

¿En qué consiste la app que propone Church? ¿Por qué un profesor de genética de una universidad tan prestigiosa como Harvard se atrevería a proponer algo que obviamente iba a ser tan controvertido como descartar parejas por algo que no pueden cambiar, como su perfil genético?

Para entender esto tenemos que repasar algunos conceptos básicos de genética. Los genes pueden ser dominantes o recesivos, esto significa que cuando dos personas conciben un hijo y uno de ellos tiene un gen dominante y su pareja uno recesivo para la misma característica, entonces el hijo tendrá la característica del gen dominante.

Hay algunas enfermedades hereditarias, como la anemia falciforme, que son provocadas por los genes recesivos. Cuando dos personas que tienen el gen recesivo asociado a una de esas enfermedades tienen descendencia hay un 25% de posibilidades de que sus hijos tengan la enfermedad, que puede afectar significativamente su calidad de vida.

Lo que propone Church se basa en la idea de que podríamos asegurarnos de que eso no suceda si una app de citas, que se está volviendo cada vez más común para conseguir pareja, nos impidiera ver a las personas con las que compartimos esos genes recesivos en particular. Church afirma que si la información genética de toda la población se aplicara de esta forma se podrían erradicar todas esas enfermedades sin necesidad de invertir mayores recursos.

Más aún, Church asegura que hay antecedentes para poner su idea en práctica. En Brooklyn existe la organización Dor Yeshorim, que realiza pruebas genéticas entre los adolescentes de la comunidad judía ortodoxa y se asegura de que los portadores del gen recesivo asociado a la enfermedad de Tay-Sachs, que afecta al cerebro y el sistema nervioso, no formen parejas. Dentro de esa comunidad la enfermedad de Tay-Sachs va a la baja a consecuencia de ese programa, aunque es justo señalar que esto también tiene que ver con la costumbre de los matrimonios arreglados entre sus sectores más tradicionales.

Fuera de esa comunidad, más acostumbrada a elegir libremente con quién se puede formar una pareja, tal vez no sea tan fácil que la gente permita que una app decida si eres compatible genéticamente con otra persona, incluso si es para bien de los hijos. Por otro lado, está la cuestión de la privacidad, ya que no cualquier estaría dispuesto a darle datos sobre su ADN a una app, y también está el hecho de que estamos todavía muy lejos de tener un registro genético completo de toda la población.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *