Dear Basketball, el testamento cinematográfico de Kobe Bryant

Dear Basketball, el testamento cinematográfico de Kobe Bryant

El cortometraje Dear Basketball, producido en 2015, fue el primer trabajo de Granity Studios, empresa fundada por Kobe Bryant y que fue concebida para crear libros, series de televisión y largometrajes con narrativas que estuvieran relacionadas con el deporte.

En su momento hubo críticos que se manifestaron en contra de su nominación al Oscar por considerar que el corto carecía de sustancia, pero a la luz de la reciente tragedia este trabajo adquiere un mayor significado. Los dibujos de Glean Keane, animador con mucha experiencia en Disney, ilustran perfectamente cómo los sueños infantiles de Kobe lo motivaron durante toda su carrera, aún cuando su cuerpo ya no le respondía.

El texto que lee Kobe Bryant en Dear Basketball es el mismo de la carta que él escribió para anunciar su retiro de la NBA. La participación de John Williams como compositor de la banda sonora se debe a que Bryant siempre fue un gran admirador suyo, que desde niño se ataba una toalla al cuello para emular a Superman y que de adulto arrullaba a sus hijas con la música de Harry Potter.

En palabras de Kobe Bryant, el cortometraje trataba de “la belleza de encontrar aquello que amas hacer y después encontrar la belleza en saber que no podrás hacerlo para siempre”.

Cortometraje “Dear Basketball”:

 

 

“Querido baloncesto,

Desde el momento en que empecé a enrollar las calcetas deportivas de mi papá, y a disparar tiros imaginarios con los que ganaba el juego en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad: me había enamorado de ti.

Un amor tan profundo que te entregué todo, desde mi cuerpo y mente, hasta mi espíritu y alma.

Cuando era un niño de seis años que estaba enamorado de ti nunca vi el final del túnel. Sólo me veía a mí mismo saliendo de uno.

Y así fue que corrí, corrí a lo largo y ancho de cada duela, persiguiendo cada bola suelta por ti. Me pediste mi esfuerzo y te di mi corazón porque venía con mucho más.

Jugué a través del sudor y el dolor, no porque el reto me llamara, sino porque TÚ me llamabas. Lo hice todo por TI porque eso es lo que haces cuando algo te hace sentir tan vivo como tú me has hecho sentir.

Le diste a un niño de seis años su sueño de jugar en los Lakers y siempre te amaré por eso. Pero no puedo amarte obsesivamente por mucho tiempo más. Esta temporada es lo último que me resta. Mi corazón puede aguantar los latidos, mi mente puede soportar la presión, pero mi cuerpo sabe que es tiempo de despedirse.

Y está bien. Estoy listo para dejarte ir. Quiero que lo sepas ahora para que los dos podamos disfrutar cada momento que nos queda juntos. Lo bueno y lo malo. Lo que nos hemos dado mutuamente. Todo lo que tenemos.

Y los dos sabemos, sin importar lo que yo haga a continuación, que siempre seré ese niño con las calcetas enrolladas, el bote de basura en la esquina, cinco segundos en el reloj, la pelota en mis manos. 5... 4... 3... 2... 1

Te amaré por siempre,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *