¿Correr o caminar? ¿Qué ejercicio es mejor para ti?

¿Correr o caminar? ¿Qué ejercicio es mejor para ti?

Correr y caminar son dos excelentes formas de ponerte en forma y evitar las consecuencias de una vida sedentaria. Ninguna de las dos requiere equipo especializado y la puedes hacer casi en cualquier lugar.

Pero, ¿cuál es la mejor? En esta pequeña guía te decimos cuáles son los puntos esenciales de acuerdo a las metas que quieres cumplir.

1.Si lo que quieres es quemar calorías:

La diferencia entre correr y caminar es cuántas calorías quemas por minuto de ejercicio, no por distancia recorrida. Para una persona de 72 kilogramos caminar a buen ritmo durante 30 minutos le basta para quemar 156 calorías. Correr a diez kilómetros por hora durante el mismo lapso quemará el doble de calorías. Esto se debe a que correr es un movimiento menos eficiente, pero si tienes el tiempo suficiente para quemar el mismo número de calorías caminando también podrás alcanzar tu meta.

2.Si quieres mejorar la salud de tu corazón:

Correr obliga a tu corazón a trabajar más que cuando caminas y al ser un músculo es lógico suponer que te traerá más beneficios. Un estudio hecho en 2013 que involucró a 50,000 personas demostró que el riesgo de enfermedad cardiovascular en los corredores era 4.5 por ciento más bajo que en las personas sedentarias. Sin embargo, las personas que queman la misma cantidad de calorías al caminar tenían un riesgo aún menor, de 9 por ciento con relación a aquellos que no se ejercitan.

3.Si quieres reducir la grasa abdominal:

La mejor forma de hacer esto es incrementando el ritmo de tu carrera o caminata, es decir, acelerando o corriendo como parte de tu rutina. La grasa abdominal se localiza en lo más profundo de esa parte del cuerpo y rodea a órganos como el páncreas o el hígado. Es por esta razón que la grasa puede provocar cambios metabólicos, como una mayor resistencia a la insulina o niveles más altos de triglicéridos. Si vas a hacer un ejercicio de mayor intensidad te recomendamos integrarlo gradualmente a tu rutina habitual.

4.Si te preocupan tus articulaciones:

El impacto que correr tiene en tus tobillos, sobre todo cuando lo haces en el pavimento, es algo que mucha gente toma en consideración al decidirse por un ejercicio. No obstante, los estudios más recientes señalan que la osteoartritis en las rodillas es más común en la gente que acostumbra correr en comparación a quienes sí lo hacen. Estudios adicionales indican que las operaciones de reemplazo de cadera son 35 por ciento más comunes en los no corredores. Los investigadores creen que la explicación es que la gente que acostumbra correr es más delgada y eso significa un menor impacto en las articulaciones. Es muy probable que la idea de que correr causa daño en los tobillos y las rodillas se debe a que muchos corredores principiantes hacen un esfuerzo excesivo y por eso se lesionan. Lo mejor es empezar con tramos cortos y poco a poco aumentar la velocidad y la distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *