Conoce los riesgos y beneficios de correr en diferentes tipos de suelo

Conoce los riesgos y beneficios de correr en diferentes tipos de suelo

Correr es un excelente ejercicio que además tiene la ventaja que es más económico que inscribirte en un gym, pero es importante saber cuáles son las características de los distintos tipos de suelo para evitar lesiones y sacarle el máximo provecho.

 

Asfalto

Cuando empiezas a correr lo más lógico es que sea sobre la superficie que tienes a tu alcance y eso significa hacerlo sobre el asfalto. Sin embargo, debes saber que al ser uno de los pisos más duros no es recomendable recorrer muchos kilómetros a la semana para evitar lastimarte, sobre todo si padeces de sobrepeso o periostitis.

También tiene sus ventajas. Tiene muy buena tracción para el empuje y también te da más estabilidad. Sobre el asfalto puedes correr con la zancada muy pegada al piso, a diferencia de superficies más desiguales donde tienes que levantar más las piernas, lo cual repercute en tus rodillas.

 

Arena

Este es un terreno muy inestable para cualquier corredor, por lo que puede provocar lesiones en las rodillas y tobillos. Se recomienda sólo en situaciones muy específicas, por ejemplo, corriendo a la orilla del mar, para que la superficie sea más dura, y en todo caso hay que estar atento a la inclinación provocada por el oleaje.

Tiene algunos beneficios. Fortalece tus músculos más débiles sin el impacto de correr sobre el pavimento, te ayuda a quemar más calorías y te da más explosividad porque al correr sobre arena tienes que empujar hacia adelante con más fuerza.

 

Pasto

El césped es suave y no tiene un impacto adverso en las piernas, pero esto no significa que no haga trabajar tus músculos. De esta forma desarrollarás más fuerza y tendrás espacio suficiente para hacer repeticiones sin tener que hacer giros muy cerrados.

Con excepción de un campo de golf o de futbol, al que no es fácil tener acceso, el pasto puede cubrir una superficie desigual y puede ser un riesgo para los tobillos. También puede ser muy resbaloso cuando está mojado y además hay que tener en cuenta las alergias.

Pista sintética

Muchas veces creemos que esta superficie es únicamente para trabajar en la velocidad, aunque la realidad es que son mucho más versátiles. Nos proporcionan una superficie que no castiga en exceso las extremidades y al tener una longitud bien definida es fácil tener un parámetro exacto de cuánto estamos entrenando.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta que las curvas largas sí son exigentes para los tobillos, rodillas y caderas, además de que puede ser muy monótono correr ahí durante periodos prolongados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *