Un tweet puso en riesgo NBA en China

Un tweet puso en riesgo NBA en China

Cómo un tweet puso en riesgo el futuro de la NBA en China

Daryl Morey, el manager de los Houston Rockets, con un tweet puso en riesgo NBA en China, provocó un conflicto con las autoridades de China al manifestar en Twitter su apoyo por los manifestantes en Hong Kong que desde hace meses protestan contra las nuevas leyes de extradición.

Ahora LeBron James se ha unido a la controversia al mencionar frente a los medios que Morey no estaba bien informado sobre la situación y que se había expresado sin medir las consecuencias. Fueron tantas las personas que vieron una similitud entre las palabras de la superestrella de la NBA y el discurso del gobierno chino que el jugador de los Lakers tuvo que aclarar más tarde que se refería a las consecuencias del tweet de Morley, haciendo referencia a que el comentario polémico se hizo cuando su equipo y los Brooklyn Nets iban de camino a Shanghai para realizar un par de juego de pretemporada en el país asiático, donde el basquetbol es uno de los deportes más populares.

Ha trascendido que varios jugadores de ambos equipos tuvieron una reunión con el comisionado de la NBA, Adam Silver, donde le reclamaron que la liga los dejara en una posición vulnerable, al tener que responder cuestionamientos de los periodistas chinos sobre un tema que ellos no conocían a fondo.

Un tweet puso en riesgo NBA en China b

En China es muy común ver a la gente en las mañanas viendo los partidos de la NBA por streaming, cuyos derechos son manejados en ese país por la empresa Tencent gracias a un acuerdo valuado en 1,500 millones de dólares, mientras viajan a la escuela o a la oficina en transporte público. La diferencia de horario hace que los partidos de basketball en Estados Unidos coincidan con esos traslados y no es nada raro ver espectaculares en los edificios con estrellas de este deporte como Stephen Curry o el mismo LeBron.

Es lógico suponer que el amor de los chinos por el baloncesto inició con Yao Ming, pero esto no es del todo correcto. Fueron los misioneros chinos quienes lo dieron a conocer ahí desde finales del siglo XIX y fue una de las pocas actividades occidentales en no ser censurada por el régimen comunista de Mao Zedong. Por el contrario, el llamado Gran Timonel lo promovió y fue practicado con entusiasmo por el ejército chino.

En los noventa Michael Jordan ayudó a que la NBA fuera más popular entre los espectadores chinos. La CCTV empezó a transmitir los juegos cuando Yao Ming llegó a la liga y se dice que su primer partido, contra los Lakers, tuvo una audiencia de más de 200 millones de personas. Otras cifras son igual de impresionantes. Según la NBA en China hay 300 millones de personas que juegan basketball. Eso equivale a muchos jerseys y boletos, por lo que se entiende que la postura del comisionado Silver no era nada fácil.

Los chinos son particularmente sensibles con lo que perciben como interferencia extranjera en sus asuntos internos. Los antecedentes históricos, en particular la Guerra del Opio, son algo que la población china recuerda muy bien, a pesar de que para la opinión pública en otros países las acciones de su gobierno sean claramente autoritarias.

Perder acceso al mercado chino tendría serias consecuencias económicas para la NBA. Se habla de que al menos cinco equipos de la liga estarían pensando en reducir el tope salarial hasta en 15% debido a la posibilidad de tener menores ingresos en China.

Un tweet puso en riesgo NBA en China, el problema para la NBA es que es una liga que, a diferencia de la NFL, se distingue por permitir que sus jugadores y directivos manifiesten sus opiniones sobre temas sociales. El mismo LeBron James ha tenido mucho que decir sobre el asunto de la brutalidad policiaca en Estados Unidos.

Por el momento las cosas parecen estar volviendo a la normalidad. Las emisiones de la NBA regresarán a las pantallas chinas justo a tiempo para que los aficionados de aquel país sigan la temporada regular, pero los Houston Rockets siguen estado castigados. No obstante, la controversia es una muestra de lo difícil que será para las corporaciones, incluyendo a las ligas deportivas, hacer negocios en China sin traicionar sus ideales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *