¿Cómo fue el debut del VAR en la Premier League?

¿Cómo fue el debut del VAR en la Premier League?

Un año después de que las principales ligas europeas lo hicieran, la Premier League finalmente permitió el videoarbitraje en sus partidos, aunque con características distintas a lo que hemos visto en la Champions. Como era de esperarse, no todos están convencidos de la llegada de la tecnología al futbol inglés aunque el saldo de este primer fin de semana fue positivo.

Más allá de cómo se marca el fuera de lugar (en la Premier los árbitros asistentes no esperan a que termine la jugada antes de levantar la bandera) o cómo se vigila la posición del portero en el cobro de los penalties (en la liga inglesa es obligación del árbitro y no del VAR asegurarse de que el guardameta no se adelante), la principal diferencia con respecto a otras ligas es la comunicación con el público en el estadio. En la Premier se anuncia por medio de las pantallas gigantes que la jugada se está revisando y en caso de que la decisión se revierta se muestran las imágenes determinantes.

El primer juego donde fue necesario recurrir al VAR fue el encuentro entre el Manchester City y el West Ham que se definió por goleada en contra del equipo del Chicharito. Aunque los comandados por Pep Guardiola fueron muy superiores a los Hammers en los 90 minutos, el VAR fue el verdadero protagonista al estar involucrado en 3 de los 5 goles que se anotaron en el encuentro.

Primero se anuló un gol de Gabriel Jesús después de que éste recibió la asistencia de Raheem Sterling, quien estaba ligeramente adelantado. Más tarde, el VAR confirmó como válido uno de los tres tantos que marcó Sterling y finalmente Sergio Agüero tuvo la oportunidad de repetir una pena máxima después de que el mediocampista Declan Field, del West Ham, invadió el área, aunque hubo cierta confusión porque muchos aficionados pensaron que el penalty se había repetido porque el portero Fabianski se adelantó. De cualquier manera, el Kun pudo así reivindicarse después de un pésimo cobro, un tiro rasante y sin fuerza que el guardameta no tuvo problemas en rechazar.

Los aficionados en el estadio Olímpico de Londres fueron los primeros en experimentar la emoción frustrada de un gol que a fin de cuentas no va al marcador, algo que será cada vez más frecuente en la liga inglesa. No obstante, cabe señalar que en el partido entre el Manchester City y el West Ham el videoarbitraje funcionó como es debido, aclarando jugadas dudosas.

En los otros seis juegos del fin de semana donde fue necesario recurrir al VAR sólo se modificó una decisión arbitral, cuando se anuló un gol a favor del Wolverhampton después de que las imágenes mostraron que el balón había golpeado la mano de Willy Boly antes de entrar a la red. Con el reglamento anterior esto hubiera quedado al criterio del árbitro, pero con las nuevas reglas no había duda que el gol debía anularse y de este modo el juego terminó empatado a cero.

Para algunos expertos el efecto más saludable del VAR en la Premier será hacerle la vida más difícil a los jugadores que traten de engañar al árbitro simulando faltas. Miguel Almirón, el delantero del Newcastle, fue amonestado después de tirarse un clavado en el área del Arsenal, pero incluso si el árbitro le hubiera otorgado el penalty el VAR sin duda le habría señalado que el paraguayo se cayó sin que nadie lo tocara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *