Beach House recrea el dreampop electrónico

Beach House recrea el dreampop electrónico con su nuevo disco 7

Beach House es un duo con un estilo tan definido de synthpop que con frecuencia se les acusa de que todos sus discos son iguales, algo que más allá de gustos personales puede ser una prueba del cuidado con el que se escucha cada uno de sus lanzamientos. Sin embargo, basta con revisar la discografía de Victoria Legrand y Alex Scally para confirmar que estas acusaciones son infundadas.

Con su debut homónimo, hace una docena de años, los oriundos de Baltimore presentaron una introducción íntima y lacónica a su versión electrónica de dream pop. Para 2010 su sonido había crecido, al añadir percusiones y arreglos más complejos a sus presentaciones en vivo. Sus dos discos de 2015, Depression Cherry y Thank Your Lucky Stars, exploraron esta dualidad. Por una parte había un toque de psicodelia en Depression Cherry, mientras que el otro álbum de ese año indicaba hasta qué punto habían madurado como compositores mientras regresaban a las sencillas técnicas de grabación de su debut.

Legrand y Scally han expresado en entrevistas que para la grabación de 7 decidieron cambiar el proceso de grabación. La producción corrió a cargo de Sonic Boom en lugar de su habitual colaborador Chris Coady, su baterista en vivo James Barone ahora también estuvo presente en las sesiones de estudio y cada canción fue grabada en cuanto estuvo escrita, antes habían preferido hacerlo con el conjunto completo de cada disco.

La variedad que presenta Beach House en 7 se hace presente desde las dos primeras canciones. La vastedad de "Dark Spring" es aún más notable cuando es seguida por "Pay No Mind", una balada que demuestra que cuando Legrand y Scally se lo proponen son capaces de grabar canciones de amor tan accesibles y comerciales como las de cualquier otra agrupación. "L'inconnue" tiene ecos lejanos de Serge Gainsbourg, aunque lo que prevalece es el tono inocente de Air.

Sorprende también el ritmo un poco más apresurado de canciones como "Dive" o la misma abridora "Dark Spring", que podrían calificarse de vertiginosas para los estándares de Beach House. "Lemon Glow", usando estos mismos parámetros, es casi eufórica, si bien el resto del álbum se distingue por atmósferas nocturnas y un tanto decadentes, como en "Drunk in LA".

7 es un disco que está conformado por momentos, y que por lo tanto puede sonar un tanto disperso para los que estén en búsqueda de un álbum más compacto. Las canciones que presenta en esta ocasión Beach House podrían pertenecer a distintas etapas de su carrera, algo que agradecerán quienes los hayan seguido desde sus inicios.

Spotify: https://open.spotify.com/album/1xg88pe0CUD6UeE3fEnEkD

Video oficial de "Dark Spring":