Angel Olsen se reinventa en su nuevo disco All Mirrors

Angel Olsen se reinventa en su nuevo disco All Mirrors

En su cuarto álbum de estudio la cantautora estadounidense Angel Olsen reinventa su sonido, con arreglos orquestales y sintetizadores que se alejan del sonido acústico que marcó el inicio de su carrera.

Desde que se dio a conocer en 2012 con el disco Half Way Home todo parecía indicar que la carrera de Angel Olsen se desarrollaría por completo dentro de la escena indie de Estados Unidos, con un estilo lo-fi que dependía por completo de su voz y su guitarra para expresar conflictos íntimos. Esto cambió en sus siguientes discos, donde tenía el respaldo de una banda y que se orientaban más hacia el rock.

“Shut Up Kiss Me”, el segundo sencillo de su tercer disco, la colocó en las listas de popularidad. Cuando su camino hacia la fama estaba asegurado una ruptura amorosa, justo cuando estaba de gira promocional, la obligó a replantearse lo que estaba haciendo. Fue por esa razón que para su siguiente disco decidió regresar al método de trabajo de sus inicios y grabar por su cuenta, con la guitarra acústica como único complemento para su voz.

 

Para conocer el resultado de esas sesiones de grabación tendremos que esperar, porque meses más tarde Angel Olsen decidió rehacer esas canciones con una orquesta de cuerdas, con arreglos de Ben Babbitt y Jherek Bischoff. La producción de esta versión corrió a cargo de John Congleton. La idea era lanzar las dos versiones simultáneamente, un plan que tuvo que ser modificado cuando se hizo evidente que la versión con orquesta era tan poderosa que tenía que darse a conocer primero para no opacar a su contraparte acústica.

All Mirrors es un disco impredecible, que tiene momentos melodramáticos (la abridora “Lark”), otros que son más románticos (“Endgame”) e incluso hay canciones que llegan a ser sarcásticas (“What It Is”). Cuando una relación se acaba de forma inesperada hay toda una gama de sentimientos que están expresados en estas once canciones, siempre con algún detalle sonoro que rompe con nuestras expectativas y que refleja muy bien la confusión que predomina en esas circunstancias.

Este año nos ha dado varios discos donde la orquesta tiene una presencia importante (Lana Del Rey, Weyes Blood), pero ninguno tan ambicioso como éste, donde la intensidad de los arreglos desafía a la cantante a no guardarse nada, un reto que Angel Olsen acepta y que la revela como una artista en plenitud de facultades.

 

Artículos más vistos:

  • Te invitamos a escuchar los mejores sencillos de la semana: Phantogram, Tool y Angel Olsen Cada semana se estrenan cientos de canciones y como sabemos que es imposible dedicarle atención a todas aquí te dejamos tres recomendaciones en estilos distintos, con algo de electro-pop, el regreso de una leyenda del…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *